jueves, 21 de marzo de 2013

Ahora todo es mucho mejor.

Llueve. Típico de cada invierno . Nunca para . No te da  ni un pequeño descanso por si te has olvidado el paraguas en casa , o por si tiene que llegar de una puerta  al coche que está enfrente. Nada. La ropa empapada y el resfriado está asegurado . Y cada mes así . Una y otra vez . Las nubes no se van , parecen sentirse a gusto aquí . Millones de gotas construyendo esos charcos que sabes que te tocará pisarlos a ti , o que sino lo haces , ya llegará algún coche a toda velocidad para recordarte que lo del pelo y la ropa seca no se lleva.
Pues así me dispongo a salir un día más de casa , sabiendo ya lo que me espera...o no. Me preparo a toda prisa , cojo las llaves , el móvil y el dinero . Bajo las escaleras pero recuerdo que he olvidado el paraguas , así que me veo subiendo otra vez . Haciendo un rápido repaso de todo creo estar segura de que ya no me olvido nada . Ahora sí bajo decidida . Y abro la puerta... no puede ser , tiene que ser un sueño. No es real . Lo sé . Mi imaginación me está traicionando otra vez . Vamos , tiene que ser eso . No puede ser otra cosa. Pero sonríes... estás allí , enfrente de mi casa , sin paraguas , totalmente empapado y los ojos a medio abrir porque las gotas de agua te impiden que sea de otra forma. Sonríes. Me apresuro a taparte con el paraguas .
 - ¡ Es de locos ! Estás totalmente mojado.
+ No , no me tapes, no hace falta.Sí , te estaba esperando.
- ¡ Podrías avisar ! ¡O coger un paraguas! ¡Te va a dar algo!
+ Es que he encontrado alguna utilidad para esta lluvia...



6 comentarios:

  1. La lluvia siempre nos deja algún regalo oculto, solo hay que buscarlo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la técnica que usaste, me gusta mucho esta escena :)
    ¡Muy bueno, besos!

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto! escribes muy lindo *-*
    Besos^^

    ResponderEliminar